Buscan rescatar el 9 de enero de la ‘ingratitud generacional’